Sentirse afortunado de estar allí, es quedarse corto.