El Encuentro de Nuevos Sonidos sitúa a Madrid en la avanzadilla electrónica