Y si tenéis alguna objeción, ¡decídnosla!