¿La vuelta a la normalidad?